¿Con qué frecuencia debo ir al dentista?

La frecuencia mínima para visitar a tu dentista debe ser cada 6 meses. En casos más específicos, se puede indicar el seguimiento con menos o más espacio de tiempo.

Visitar al dentista es una tarea que siempre debe estar en nuestro calendario. Además de ser una buena oportunidad para revisar algunos de los hábitos higiénicos y alimenticios, es el mejor momento para prevenir y detectar precozmente aquellas enfermedades que pueden afectar nuestros dientes y encías. Pero la duda más frecuente es, ¿con qué frecuencia debo realizar esta visita? A continuación, te hablaremos más sobre esta y otras dudas:

Lo ideal es que esta visita sea hecha regularmente

Si el tema es el bienestar de nuestro cuerpo, debemos estar siempre al día con los cuidados y visitar al médico de forma regular para hacer revisiones. Lo mismo sucede con nuestra salud bucal. Sin embargo, la frecuencia de las consultas dependerá únicamente de la necesidad de cada paciente. Un intervalo máximo de seis meses es lo recomendado, pero puede ser indicado, así mismo, de 4 en 4 meses, sobre todo para los pacientes con enfermedad periodontal crónica y niños que presentan caries.

¿Qué se hace en estas consultas?

Con las herramientas correctas, el dentista va a investigar el estado de salud de la cavidad bucal del paciente. El cirujano dentista procederá a la inspección clínica de la integridad de los dientes y la salud gingival, así como la búsqueda de lesiones sospechosas en la región de la mucosa, lengua y encías. Para aquellos que suelen acudir con mayor frecuencia, probablemente, el procedimiento será más objetivo. Por ejemplo, puede ser necesario que se realice sólo la profilaxis profesional, para la eliminación de manchas extrínsecas del esmalte, y raspado periodontal, en caso de que sea necesaria la eliminación de cálculos supra/ subgengivales.

Prevenir enfermedades e indicar buenos hábitos de higiene bucal es uno de los objetivos de las consultas

Sabemos que la prevención de enfermedades es la función primordial de todo check-up, pero el dentista también está allí para aclarar dudas de los pacientes y actualizarlos sobre los hábitos higiénicos y alimenticios. Por ello, en una consulta con el dentista pueden ser indicadas instrucciones de dieta e higiene según la necesidad específica de cada paciente. Además, se pueden identificar diversas necesidades de tratamiento de ortodoncia o estético.

El tratamiento continúa en casa

Sabiendo que los niños necesitan del apoyo de sus padres para llevar a cabo los cuidados personales, el paciente, después de una cierta edad, tiene que ser independiente con respecto a su salud bucal. Esto quiere decir que el dentista enseñará el paso a paso de la higiene y la persona tendrá que seguir estas indicaciones para evitar la aparición de cualquier tipo de enfermedad. Normalmente, estas indicaciones son bastante; por ejemplo: después de la comida o la ingesta de líquidos dulces y ácidos (incluyendo jarabes, en el caso de los niños) debe cepillarse los dientes y hacer uso correcto del hilo dental.

 

Si te encuentras en el área de Barcelona y deseas realizar una cita con dentistas competentes, amables y que podrán resolver todas tus dudas, debes saber que invisalingn barcelona precio económico; ofreciendo, a su vez, un servicio de alta calidad a todos sus pacientes.